En Jalisco está uno de los casos más exitosos en el negocio restaurantero de México: Karne Garibaldi, que presume tener el récord Guinness por ser el restaurante más rápido del mundo, y en donde al llegar la única pregunta que te hacen es: “¿Chico, mediano o grande?”. Y en menos de dos minutos tendrás un plato de carne en su jugo en tu mesa.

Para muchos, un negocio de comida a veces luce como un as bajo la manga, sobre todo en una situación de crisis económica o cuando tenemos cierta cantidad de dinero para invertir, ¿pero realmente lo es?

Si tu caso fuera poner un negocio de esta índole, ¿cuál sería el primer tema que resolverías? Recuerda que en México solo dos de cada 10 nuevas empresas cruzan el umbral de los tres años de vida, en su mayoría porque carecen de un plan de negocio y pierden la brújula rápidamente.

En caso de que tu respuesta sea sobre el tipo de comida que vas a vender, puede ser que pongas tu patrimonio en un riesgo muy grande.

“En general no existe una planeación en la mesa, ni las consideraciones necesarias. No es común desarrollar una logística al poner un restaurante porque nos es fácil pensar que vender comida nos va a sacar de pobres o vamos a ser millonarios”, asegura Carlos Islas, Director de Promotorías de la aseguradora AXA.

Para Islas, los negocios que han tenido mayor éxito tienen un modelo que va más allá del tipo de alimento que sirven, y pone como ejemplos a la cadena Vips, que se distingue por vender todo en paquetes; a Sanborns que “te da la comodidad de ser la segunda oficina del país”; Starbucks, el tercer sitio donde estar mejor entre casa y oficina”; yLos Bisquets Bisquets Obregón, que identifica por la combinación de pan y café con leche.

El éxito, asegura el directivo, se basa en un modelo de negocios consistente, es decir, ese ‘algo’ por el que la gente ubique tu negocio.

“A nuestra mente vienen lugares en los que hemos tenido una buena experiencia como cliente, o en la que ya sabes lo que vas a encontrar y cómo lo vas a encontrar”, dice Islas.

Pero no te desanimes, aunque la competencia en la comida no es sencilla, con un buen plan de negocios, puedes encontrar el éxito económico.

4 momentos críticos de un restaurante

En la experiencia de Axa como aseguradora de empresas restauranteras en México, Carlos Islas distingue cuatro momentos críticos en los que estos negocios deben vigilar su desempeño ante el riesgo de quebrar:

1.- Dónde poner tu empresa

Antes de que pienses en abrir la cortina, planea en una buena ubicación de acuerdo al producto que quieras. En tu plan de negocios, no olvides recabar la información legal.

2.- Brindar una oferta consistente

Ya que hayas saltado los obstáculos de protección civil, hacienda y demás cuestiones legales, debes pensar en qué le darás a tu cliente que no encontrará en otro lado.

3.- Crecer y fortalecerse

A muchas empresas les va mal cuando intentan crecer porque su andamiaje no está preparado, y cuando tienen mayor demanda el negocio se malogra.

4.- Herencia

Una vez que el negocio es consolidado, la pregunta es: ¿Cómo hacerlo permanente? Seguro has visto que varios negocios de comida ocupan el lema “Desde hace… años”.

“Los restaurantes son un negocio muy esclavizador, que demanda del dueño y supervisormucho talento, mucha paciencia y mucha constancia, porque tienes que estar al pendiente del orden de los alimentos y de que el cliente se vaya satisfecho”, destaca Islas.

Toma la paciencia como una gran virtud para este negocio. Según datos de AXA y Canirac, un emprendedor en los alimentos y bebidas compromete sus ahorros de entre 5 y 7 años, por lo que la recomendación es que te tomes al menos un año para desarrollar tu plan de negocio.

Más información y otros casos en: soyenterpreneur.com

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.